domingo, 27 de octubre de 2013

Os cuento que hubo un día

Os cuento que hubo un día,
-fue en uno de esos días que se te vienen
desde un lugar del mundo en que no sabes
qué latitud de corazón existe
ni qué tabla de amar cuenta los ciclos
que rigen las mareas-,
un día en que intenté cambiar de sitio la esperanza
como se cambia un mueble, como cambia
de dirección el viento.
Y entonces pregunté:
¿Dónde habita la gente?
¿Dónde ríen y lloran y se abrazan
las personas que habitan este pueblo?
¿Dónde vuelan los niños sus cometas?
¿Dónde dan los ancianos panecillos
de sol a las palomas?
Aquí no vive nadie, me dijeron,
aquí no quedó nadie y no tenemos
ni siquiera enterrador...
y sólo vi abedules por las calles,
abedules sin brillo, con las hojas
de enmohecida alpaca
y una ciudad proscrita,
ahora sombra,
recién eternidad expedientada.
Os cuento que ese día comprendí
que también se me había olvidado andar.

Del poemario "Los pasos que hemos dado"

XII Premio "Encina de la Cañada"-2005

Poemario "Soliloquios en gris"
Premio VI Certamen de Poesía Iberoamericana Víctor Jara

No hay comentarios:

Publicar un comentario