martes, 28 de diciembre de 2010

No digo que esté mal

Mientras como
estoy viendo la tele:
colonias de varón, torsos desnudos,
muchachos Calvin Klein en blanco y negro
y muñecas que hablan,
lloran
y hacen pis;
y todo ello
después de haber leído en la prensa que se elevan
la tarifas eléctricas, que sigue
en picado la bolsa
y que en este país hay más de cinco
millones de parados.

Pues bien, esta es la estampa feliz que propugnamos
los neocapitalistas:
una tropa
de mendigos y esclavos que todo lo consumen.

No digo que esté mal,
digo que siento
ganas de vomitarme.



PP 28 12 10






No hay comentarios:

Publicar un comentario