miércoles, 29 de diciembre de 2010

Las cosas por su nombre

¿Qué tal si decidiéramos llamar desde ahora mismo
a todo por su nombre?

Decir al viento amigo, a la mañana, conciencia,
a la conciencia,
verdad,
silencio a la palabra y sed a Dios.

Cada cosa sería lo que fue antes de serlo,
una llama un antojo,
una musa una flor,
y una mujer
la frase más hermosa que pueda pronunciarse.

No usar de circunloquios
ni forzar la metáfora

sol al sol
agua al agua.


29 12 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario