viernes, 8 de octubre de 2010

Madre:

Madre:
las calles están llenas de mierda de caballo
y apestan los balcones a proclamas políticas,

hay cadáveres bizcos apostados
delante de la escuela y en los parques
han talado los árboles.

Madre:
no se puede vivir llevando el pecho encogido entre los puños,
no se puede vivir con el orgullo
colgado en las paredes
y unas cuantas
estrellas en los charcos.

Mis amigos se miran ambas manos y no encuentran
las líneas de la vida,
han vetado a los músicos, han prohibido
las aceras ruidosas, la tinta de escribir
y en los mercados
sólo venden azufre y mermeladas autóctonas.

Qué difícil resulta saber, madre,
si hace frío o calor,
si hace viento o es alguien que ha llamado a la puerta,
si hay trineos
que devoran el sol de la autopista
o habrá un día por fin en el que nadie pase haciendo ruidos arrastrando
las cadenas del mundo.


PP 08 10 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario