martes, 12 de abril de 2011

Decirle al viajero



Decirle al viajero
que siempre hay otras formas distintas
de adentrarse en el fondo de las cosas
no servirá de mucho:
para él
el final del trayecto es siempre alguna estatua.
Decirle
que no importa la altura de los arcos del puente sino el número
de otoños que soporta cada río
es pensar que en los ojos del ciervo se reflejan las lágrimas
de los taxidermistas.

Las leyes que gobiernan el mundo se han quedado sin chofer
y sabe el viajero
que el problema reside en que los dioses antiguos no supieron
ser arquero y saeta,
vendaval y refugio submarino
y ahora cuesta olvidarse de que a veces sucede
que el hedor que despiden los cadáveres
proviene de uno mismo.

No quiere el viajero que le encuentre el crepúsculo
a medio corazón entre las divas de un poeta sin éxito
y el elíseo perfil de un amante arqueológico.



Vicente Martín Martín (España, 1945-2012 )

De "Será tan de mañana como tu piel desnuda"

XII Premio de Poesía ELADIO CABAÑERO

297

No hay comentarios:

Publicar un comentario