miércoles, 15 de septiembre de 2010

No se puede emplear la misma lágrima

No se puede emplear la misma lágrima
para llorar dos veces,
ni una rosa
florece en dos jardines distintos a la vez,
supongo que será porque la rosa y la lágrima tienen un mismo origen
y al tiempo escenifican la misma dualidad.
Y yo sé que en el juego de nacer y morir no se computan
los sueños trascendentes,
que los días azules y las dichas fugaces
no tienen consistencia,
son eso,
virutas de unas sombras que a nadie pertenecen.
Sin embargo
hay sobrados motivos para no sucumbir en esos trances
en que buscas refugio en esa lágrima:
la vida
es así de enigmática y en las horas más tristes
se sucede a sí misma, ahí reside
el misterio,
la magia
que fecunda de pronto las paredes del mundo.




15 9 10
 Poesía Pura

No hay comentarios:

Publicar un comentario