martes, 20 de marzo de 2012

Para morir a trozos pienso en ti

Para morir a trozos pienso en ti,
pienso en cómo te quise,
de qué color estaba
el cielo aquella tarde y me pregunto
cómo eran los pájaros,
las aceras,
los árboles
y así me voy muriendo
de una muerte distinta en cada calle.

Hace ya mucho tiempo que renuncié a la idea
de envejecer contigo,
la ciudad
es un sueño muy lejos al que a base de andar se le han caído los labios
y tú y yo no tenemos
en común ni un diluvio ni una brizna de aire
que nos rece a estas horas.
A golpe de tristeza he conseguido renunciar al pasado
y aquí estoy,
más contigo si cabe
cuanto más te distancias y es más leve la silueta del puerto

618

No hay comentarios:

Publicar un comentario