martes, 20 de marzo de 2012

De pronto y sin saber por qué te vuelves


De pronto y sin saber por qué te vuelves
torbellino,
huracán,
bola de fuego
-también a veces usas propiedades ajenas y te acuestas
a la puerta del limbo-
y es que ocurre que existen
territorios de ti que ni tú mismo conoces, es que tienes
una forma de ser que no concuerda
con tu voz de Adonais ni es propiedad
de tu mirada garza.

Para huir de ti mismo has ensayado
toda clase de asombros,
te has sentado en un bar donde las mesas te hacían genuflexiones,
has dormido al sereno en una noche de ventanas endémicas,
a veces hasta fuiste anacoreta y vendedor de postales en Maniatan
pero siempre acabaste con un pie en el embrague
y la luna en tu cama.

Ya sé que te cuidaste de hablarme de accidentes nocturnos
y de abejas polígamas, lo tuyo
jamás será noticia por robar en conventos de clausura y otras mutilaciones,
ahora buscas vivir junto a la higuera que cantara Virgilio
y así cada mañana desayunas pensando en niños huérfanos,
vendes tu propiedad pero te apesta
ese olor que quedó a pájaro muerto,
donas el corazón pero al minuto siguiente te han crecido las uñas;

no puede ser,
no hay nadie
que regrese contigo hasta el suburbio penúltimo del tiempo
donde amar era hablar con una foto
y el sol siempre salía sin lavar por el Este.

641 
RETRO TABULARUM
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario