jueves, 14 de abril de 2011

Será que no me importa vivir sino la vida


Será que no me importa vivir sino la vida,
será que el repentino ruido del silencio ante mi casa
me ha vuelto más humano,
no lo sé,
pero puedo deciros que he cubierto los más largos pasillos
siempre expuesto a los dioses franquiciados
de un hogar extranjero,

será que se me nota la edad en cada gesto y ya no cabe
más luz bajo los puentes,
será que por desidia del alma destiñen los recuerdos
y olvidé que he perdido a mi madre,
que no tengo las piernas ni las manos,
que ha llegado la noche y se han marchado
el amigo y la amiga,

no lo sé,
es posible que nadie se pregunté quién consintió Mathausen
o llamó Enola Gay a un fabricante de féretros,
yo sí, yo vine al mundo a mitad de ese verano del 45
y en todos los hijos no nacidos entonces
hay un poco de mí,
de todos los ancianos que murieron entonces
hay un poco de mí,
de todos los venenos derramados en el mantel de bodas
hay un poco de mí.

¿Qué me importa vivir sino la vida?



.

300

No hay comentarios:

Publicar un comentario