viernes, 8 de abril de 2011

Perdóname que ahora

Perdóname que ahora
no te ofrezca un jardín lleno de brotes

perdóname si nunca
te he sabido encontrar lo que querías,
pero ya no es momento de buenas intenciones
y el tiempo me ha atrapado dando vueltas a un cielo en que los astros
van en ropa interior

perdóname,
tal vez haya un lugar donde maduren los ciruelos en junio
y cabalguen de nuevo los caballos,
tal vez haya un pinzón o una abubilla que salte entre las hayas y recuerde
cómo eran tus trenzas,
cómo ardían
en el hielo mis manos

pero tengo prohibidas las promesas y el paisaje
cada vez es más lejos,
vengo, sí
con todo cuanto queda de mí y con este cuerpo
grasiento de avatares,

vengo
con un libro de horas bajo el brazo pos si fuera posible
refundar los lugares, intentar
un nuevo recorrido y no quedarnos
así,
como ciudades
colgadas de una lágrima.


8 4 11

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario