domingo, 13 de febrero de 2011

Hay recuerdos que son como las trenzas de una novia primera

Hay recuerdos que son como las trenzas de una novia primera
y nada sirven
las gomas de borrar y aunque te empeñes
seguirán obcecados en decirte al oído que a dos pasos de ti
hay una guillotina y un corral de comedias donde un día
vomitarás quién fuiste.

Y habrá expertos grafólogos que dirán si estos versos
son liturgias venales
o dolores apócrifos,
habrá también quien mire cuántos grados de alcohol marca tu alma
y si has muerto de amor
o de cirrosis,

como ves
me temo que no existe escapatoria y que los trajes de antaño,
aún oliendo a alcanfor,
te acusarán
de que fuiste de aquellos que tuvimos la audacia
de intentar ser felices
y amar a una mujer,
a una sola mujer y acompañarla
a misa los domingos.



13 2 11

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario