sábado, 12 de febrero de 2011

Te llamaría lluvia

Te llamaría lluvia,
sur del sur,
puerto de armiño
y quizás acertara con el nombre encriptado
con que debo llamarte.
Y podría encontrarte bajo un cálido invierno
donde nada sucede,
donde cada ciudad sabe que existen
nuevos respiraderos
y es la noche un rencor que se atraviesa
sobre alados trotones.

Pero tú no eres agua y yo lo sé,
no eres puerto ni existen en tus ojos veranos tropicales,
en ti nada es pasión,
nada es hechizo
y en tu boca hay un mar que solo admite
besos entre comillas.

De la misma manera que Montmartre no existe si no entiendes
la palabra Van Gogh,
tus labios
quedarían inéditos treinta días al mes si me olvidara
de buscarte un lugar donde ubicarte
como nieve o cendal,
como el más puro
de todos los conceptos con que puedo
referirte o pensarte.


12 2 11

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario