lunes, 14 de marzo de 2011

Supongo que no eres tan imbécil como a veces te pintas

Supongo
que no eres tan imbécil como a veces te pintas
y no vas a creerme una palabra de todo cuanto escribo
y así
cuando diga que todas las fronteras del mundo están abiertas
y que sólo es la noche la que instaura
bayonetas de miedo
no me creas,

cuando afirme que Hitler está muerto y en Mauthausen
crecen rosas azules y lirios de Israel
dime que miento,
que sólo me creerías si dijera que han talado los árboles
y hay jaulas
donde encierran a todo el que se atreve a zambullirse, en los charcos.

Seguro que entendiste, pues no eres tan imbécil, que si hablaba de madres escribía
paranoias de huérfano,
si nombraba una mano carecía de manos
y si dije que el frío de regiones extrañas me afilaba los dedos
es que estaba
temiéndome el horror de otro verano
al sur
pero sin ti.


14 3 11

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario