sábado, 14 de agosto de 2010

Todo está calculado

Todo está calculado,
desde el número exacto de los granos de arenas de una playa
al peso en miligramos de un mosquito,
nada ocurre al azar ni se permiten
verdades clandestinas.
Un miedo universal a que se llenen los mares de pájaros nocturnos
nos mantiene varados en la orilla
y el Diario Oficial nos va diciendo la cantidad de náufragos que llegan
y qué hacer cuando alcancen la costa las miradas
de los sobrevivientes.
Puedes, en todo caso, ponerte un nuevo nombre,
pero no mucho más,
las palabras no importan si no afean el rostro de los conquistadores
y hoy te puedes llamar Conciliación,
mañana, Candidez,
Lacayo
o Libertad,
lo que importa es que sigas manteniendo los mismos ademanes,
reconozcas quien eres y estés listo a la cita
de los admiradores.
La clase obrera sabe que Marx no proclamaba la tierra prometida
sino un valle de sílice en que un ángel
tocara el clavecín y aparecieran desnudas las hijas de los ricos
y por arte de magia
el hambre se vistiera de luto un diecisiete de octubre,
pero Marx no sabía de los números tántricos
y equivocó los sexos,
los corsarios mantienen observantes la propiedad privada
y sólo queda ver que nos depara
un nuevo Apocalipsis.


1 5 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario