sábado, 14 de agosto de 2010

Todo es igual que ayer

Todo es igual que ayer, nada ha cambiado
y sin embargo siento
como si a estas alturas de la vida
se me hubieran
encogido las manos y estuviesen
más altas las estrellas
y más cerca el instante de quedarnos
solos ante el umbral.
De nada habrán servido las tricheras abiertas a la luz de una vela,
de nada nuestros vientres estériles,
las leves reverencias,
poque todo es igual,
los ríos buscan una eterna razón para seguir fluyendo,
abro un libro cualquiera y todo son cadáveres y enigmas,
las preguntas de siempre,
las palomas
y el arca de Noé,
por eso me pregunto si esta extraña quietud no será un sueño
y al despertar mañana empiece a ver
el rostro verdadero de las cosas.
Tal vez ni eso siquiera
y me dé cuenta
de que no hay más verdad que la aflicción de un huérfano
ni más eternidad que cada instante.



Nada ha cambiado



.Nada ha cambiado
Todo es igual que ayer, nada ha cambiado
y sin embargo sientes
como si a estas alturas de tu vida
se te hubieran
encogido las manos y ahora están
más altas las estrellas
y más cerca el instante de quedarnos
solos ante el umbral.

Porque todo es igual, los ríos buscan
una eterna razón que les permita fluir y no ser puentes ,
abre un libro cualquiera y no hallarás
sino arcanos y enigmas,
las preguntas de siempre,
las palomas
y el arca de Noé,
por eso te preguntas si esta extraña quietud no será un sueño
y al despertar un día puedas a ver
el rostro verdadero de las cosas.

Tal vez ni eso siquiera,
seguramente todo te lo encuentres con las mismas apariencias de ayer
y te des cuenta
de que no hay más verdad que las mentiras que profesan los huérfanos
ni más eternidad que ésta que empieza y acaba
aquí y en este instante. PP 1 6 11
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario