domingo, 29 de agosto de 2010

Si en todas las ciudades de este mundo

Si en todas las ciudades de este mundo
sólo habitaran árboles
y peces
y de repente un niño sin bajar de sus ojos aprendiera
a cultivar rosales
y a sembrar
nubes de enredaderas en sus muros,
qué falta haría un nido en los aleros o geólogos
bautizando a las piedras,
a qué lado de Dios escribiríamos los nombres de las cosas
y en qué invierno
la luz sería capaz de improvisarse
y volverse a inventar en cada copo de nieve.
Y mucho más,
si todas las personas de este mundo
fuesen tan estupendas
como tú
¿qué haríamos de nosotros los peces y en qué lagos
crecerían los árboles?

PA 30 08 10

Poesía Pura
29 8 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario