viernes, 30 de julio de 2010

Esta noche de julio

Esta noche de julio
mientras oigo la radio y no se escucha cantar a un solo grillo
me he parado a pensar por qué las fechas
terminan siendo números,
por qué existen parajes que es mejor recorrerlos con los ojos cerrados
y por qué finalmente se suicida un poeta cuando hablamos
del alma de los pájaros.
Son casos apremiantes, pero menos,
asuntos adyacentes que no tienen que ver con una madre mendigando la leche
o el caos de una ciudad recién bombardeada
y esto también ocurre y no está en verso,
esto también sucede y no es noticia que incumba a los cantantes bilingües,
también tiene apellido la novia del soldado que ha pisado una mina,
también lloran los ojos
y sufren de impiedad
y se desangran
los millares de ancianos que habitan en Bagdad.
Pero Julio se acaba y en Diciembre hará frío a las orillas del Tigres,
la lluvia habrá limpiado las calles y la gente
estrenará una paz recién comprada
con monedas de sangre.

Y yo
continuaré escuchando la radio sin hablar para nada
del alma de los pájaros.

PP 30 07 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario