martes, 20 de marzo de 2012

Generalmente el viento

Generalmente el viento
es la causa de todas las desdichas:
golpea los cristales y es el gato maltés que nos araña
en las noches en vela,
no respeta a los ángeles, no atiende a los hijos primogénitos,
no repara en desmanes,
protocolos
ni silencios concéntricos.
Él decide qué barcos se declaran aspirantes a pecios,
qué árboles no sirven,
qué paredes resisten hasta el último envite,
tiene bula de tránsito
y se sube a la chepa de los calvos, los besa en las mejillas,
los barniza la frente
y es cruel con las tiendas que venden mercancías baratas.
Aprovecha el más mínimo resquicio,
se cuela en las alcobas,
retoza en los pasillos,
se arrastra,
se desinfla
y es la última brisa que se lleva a los muertos.

677

No hay comentarios:

Publicar un comentario