jueves, 14 de abril de 2011

Este viento que cruza ya ha ocurrido



Este viento que cruza ya ha ocurrido,
fue cuando los desiertos se abrazaban como gotas de lluvia
y fue cuando las nubes bajaban a los valles recorriendo
a pie los psiquiátricos,
yo
te lo puedo decir porque he intentado
encontrar en los bosques una llama que quemara mis ojos
y la he visto en los tuyos,
porque he sido cautivo de un perfume novísimo
y ya estaba en la infancia en que los grifos, sin pensarlos dos veces,
se embriagaban con agua de madroños.
El presente es un ánade que se acerca al otoño precedido de largos toboganes
y se hospeda en los nidos de unos vuelos
ha tiempo desahuciados,
las tristezas
son días anteriores empapados en lágrimas
y estas brasas de ahora que hemos dado en decir que son amor
no son sino el fulgor de otros fuegos que ardieron hace siglos.
Cada paso que des
ya lo habías dado,
cada alondra que digas ya cantaba a las afueras del Génesis
y tú, ayer acaso
fuiste el alma y la carne de otro de otro ser que no ha sido.
Además,
alguien antes de ti había sembrado las manzanas de Newton
con que un día creíste haber hallado la fórmula
que explica la ecuación de un suspiro y el vuelo de los pájaros;
no te pienses, por tanto, que este viento que viene
avivando las llamas de un árbol a otro árbol
es precursor de nada,
simplemente
es la voz obstinada que nos habla de un largo sucederse
que creímos perdido.

.

560

LA MUCHACHA DE ARROZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario