viernes, 4 de marzo de 2011

Envejecer

Cuanto más viejo, un árbol
es más bello,
por lo tanto
decir que las edades son crueles es mirar
a alguien desde lejos,

la vejez
suele ser el disfraz al que la gente recurre cuando atisba
realidades opuestas
y sabemos que un niño sólo es
un ayer disfrazado.

Envejecer no es sino olvidarse de que el tiempo ha existido,
un sencillo ejercicio de acrobacia
que consiste en hacer que cada músculo se estire y se contraiga
como columnas jónicas.

La belleza del árbol no está en él,
está, como atrapada,
en el ojo fluvial de quien lo mira.

Así,
envejecer,
como un deseo ardiendo en lo incompleto.


4 3 11

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario