sábado, 25 de diciembre de 2010

Hay veces que me quedo mirando los carteles

Hay veces que me quedo mirando los carteles
de las viejas películas
y me veo a mí mismo deambulando entre calles
que ahora son otras calles,
entre casas prestadas,
ropa sucia,
versos sin concluir, el mar, la mar
-eran blancos tus muslos y podría pasar lo que me quede de vida
imaginándolos-
y un río y un gato de Cheshire,
todo aquello
que entonces fuera nuestro y que pasados los años
ya no nos pertenece.

El tiempo sólo paga sus deudas en especie
y a ti a mí nos sobran
decorados de cine: todo ha sido
un ir acostumbrándonos al beso en cartón piedra,
a las sillas de plástico y a las modas
que nos dictan los sastres holandeses.


25 12 10
 Poesía Pura

No hay comentarios:

Publicar un comentario