martes, 7 de septiembre de 2010

Te pienso y al pensarte...


Te pienso y al pensarte
es como si estuviera ignorando el universo,
como si en un instante se hubieran reducido los planetas
y tu nombre
abarcara la exacta dimensión del infinito.

Te pienso y de inmediato acontece esa blancura
cercana de tus hombros,
acontecen tus piernas inmensamente vírgenes,
ingenuamente prestas a encontrarme.

Te nombro
y no sé por qué me nacen
mariposas al borde de los dedos
y el aire es más azul en la laderas cercanas,
te nombro en la distancia y se me crece
un afán en las manos de encontrar en tu vientre
el origen del mundo.

Te nombro
y digo mar
y digo viento
y fuego
y tempestad,
te nombro y al nombrarte
siento a Dios más cercano

.
251.

No hay comentarios:

Publicar un comentario