lunes, 30 de agosto de 2010

Escribir un poema es transgredir

Escribir un poema es transgredir

los punto cardinales, es violar

los códigos escritos, invocar

otros ritos de amar, otras infancias,

otras encarnaciones…., es prestarle

tu voz a las encinas y tu cuerpo,

como un campo de olivos, a la lluvia.

Y es que esto de escribir no está sujeto

a franquicias de marcas ni se arroga

banderías de nada ni de nadie,

es que esto de escribir es un dolor

que nos viene horadando de continuo,

que nos nace de pronto como nace

de nuevo un corazón que estaba muerto,

como rueda

de noche una girándula

que amenaza estallarte entre los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario