miércoles, 21 de marzo de 2012

Me dormí

Me dormí,
y en los ojos llevaba la aridez
de un páramo sin nombre sucediéndose,
como una sombra a otras,
a sí mismo.
Soñé con un lugar donde la hiedra
se disolvía en agua, donde el musgo
crecía en los balcones que entreabrían
sus vitrales a un mar de madrugadas:
tenía
tanta sed que era obligado
poner toda la sangre en un latido,
era tal la ansiedad, tanto el anhelo
que de pronto crecían,
me crecieron,
como lluvia los brazos, y la noche
se iba haciendo de charcos y en las manos
brotaban altramuces.

Al despertarme,
alguien,
se había bebido el canto de los pájaros.


 Poemario "Donde se pone el sol"

No hay comentarios:

Publicar un comentario