miércoles, 30 de junio de 2010

PALABRAS PARA MIGUEL

Es cierto que la patria no venera a sus muertos:
los sepulta muy hondo
o esparce sus cenizas sobre mares de nadie,
si además es poeta
lo normal es que muera de hipotermia
y cien años después
puede que alguien
aún recuerde sus versos y decida que octubre por ejemplo es buena fecha
para exhumar sus huesos
y hacerle un homenaje.
Y entonces surgirá quien rebuscando en las arcas de los viejos rencores
pondrá en pie su cadáver
y buscará un lugar
y una ambigua proclama que permita
fusilarlo de nuevo.
Más contigo, Miguel, que no te hirieron con munición de plomo
-eran balas de sed, balas de frío,
balas de crueldad-,
contigo no podrán desenvainar espadas de sal mediterránea
porque tú sólo usaste como escudo la voz
y como arma
el fusil de tus versos que soñaste
de pan para tus hijos.
Por ti, Miguel, por otros como tú, ya no es preciso
que se vayan muriendo los poetas
de olvido
o de pasión:
nos matarán a todos con perfiles de estatua y se dirán
que hemos muerto de pie y por nuestra cuenta.

 Poesía Pura

30 6 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario