viernes, 16 de marzo de 2012

Desde aquí, claro está, no se divisa

497

Desde aquí, claro está, no se divisa
la otra esquina del mundo y las bahías donde nunca anochece
ni se ve el resplandor de las hogueras de Nínive
ni se escucha la voz de los cantantes idólatras,
desde aquí sólo oímos la flauta y el laúd
y el estertor
sin agua de las mieses cuando llega noche por dudosos atajos.
Por eso no hablaremos de desahucios y exilios,
no diremos de reyes
y naciones
que ahora viven al borde de su intrínseco ocaso,
de alfareros que olvidaron sus moldes
y ahora amasan
voluntades de otros y ventanas adúlteras,
mejor,
no decir nada,
que no diga Yavé
en qué cueva naciste, odre de vino,
siempre serás deshecho,
siempre serás escándalo de una cepa maldita,
mejor nos esperamos a ver si en las entrañas de una antigua ciudad
crece al sol de una lira la promesa
de un cielo submarino.


497 ¿? LA EDAD DE LOS CABALLOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario