sábado, 2 de abril de 2011

Sé que existe un lugar

Sé que existe un lugar
y no muy lejos de mí donde otra luz
muy distinta a esta luz se me rebela
algo así
como el vuelo inicial de una crisálida
que recorre por última vez los territorios
hundidos de la infancia,

pero sé sobre todo que este cuerpo mil veces violado
y engendrado otras tantas
ya no me pertenece
y ahora aspira a ser charco,
sumergida laguna o columbario
donde expían sus culpas las mentiras eróticas.

Y existe ese lugar porque concibo
un antes y un después,
porque la vida
no se puede explicar como un aislado accidente entre dos nadas.


1-4-11

No hay comentarios:

Publicar un comentario